Hosting por dinahosting.

Por qué la inteligencia emocional es tan importante

inteligencia emocional

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional (IE) consiste en conocer las emociones y sentimientos que cada uno tiene y saber gestionarlos en cada momento.

Si el cociente intelectual (CI) nos muestra el conjunto de conocimientos que puede tener una persona para desenvolverse en el mundo, la inteligencia emocional nos muestra las capacidades sociales que tiene cada uno. Podemos ilustrar esto con personajes como Einstein, mucho CI pero poca IE. A lo largo de nuestra vida debemos desarrollar diferentes aspectos, entre ellos el emocional, pues a través de él lograremos todo lo que nos propongamos.

De acuerdo al psicólogo estadounidense Daniel Goleman, la inteligencia emocional es indispensable para llevar una buena vida. Si no dispones de unas buenas habilidades emocionales, da igual lo inteligente que seas, en esta sociedad no llegarás muy lejos.

Tener una educación emocional es fundamental para desarrollarte como persona y como profesional. En la escuela, a lo largo de la infancia y adolescencia, la persona es educada en inteligencias múltiples, la inteligencia social, creativa, cognitiva, etc.

¿Por qué necesitamos la inteligencia emocional?

Como ser humano que vive en una sociedad, el contacto con otros humanos es imprescindible. Si bien cada vez nos estamos volviendo más solitarios, actualmente el ser humano es una especie social. Toda la evolución que hemos tenido a lo largo de la existencia se debe al contacto y comunicación con nuestros semejantes. Por ello, la inteligencia emocional es uno de los pilares que debemos desarrollar, para seguir evolucionando.

A nivel individual, cuanto más te conoces mejor te desenvuelves. Es decir, si eres consciente de tu estado de ánimo puedes tomar diferentes decisiones que determinan tu vida. Así, por ejemplo, los políticos nunca tienen una reunión (o deberían tenerla) nada más bajar del avión, porque sus cuerpos están revueltos del viaje y deben estar estables para tomar decisiones en la negociación. Ellos tienen a lo largo de su carrera un autocontrol emocional severo, pues deben de ser conscientes de sus emociones para potenciar sus habilidades sociales.

Si eres consciente de lo que te daña, puedes separarte o separar tu sensación hacia ese estímulo. Por ejemplo, quizás no puedas/quieras dejar tu trabajo o cambiarte de departamento porque tu jefe es un tirano y no soportas sus gritos, pero sí puedes hacer que ese estado de ánimo de tu jefe no te perturbe.

No puedo escoger los acontecimientos de cada día, pero sí mi manera de enfrentarlos”.

Las personas de carácter fuerte significa que tienen sentimientos débiles y las de carácter débil significa que tienen sentimientos fuertes. Entonces, en el ambiente profesional, cuando el jefe va diciendo que tiene mucho carácter y se vanagloria de ello, debes conocer que tiene tan poca seguridad en sí mismo que tiene que cortar la cabeza de los demás para ser el más alto, porque en su interior lo que hay es miedo. Ya tienes una pauta sobre cómo actuar, no puedes tomar en serio sus gritos y desconciertos porque los dirá con la mayor fuerza posible para denigrar a los demás. Simplemente toma el mensaje y sigue con tu trabajo. Tus resultados serán los que te lleven al éxito, así como tu relación con el resto del equipo.

Si por el contrario, tú eres el tipo de persona que dice que tiene mucho carácter, debes trabajar en ti, conocer quién eres y por qué te afecta tanto el exterior, ya que en ti solo hay miedo. Para poder mejorar tus relaciones personales, recomendamos trabajar más el silencio, no es necesario tu punto de vista en todas las discusiones, y si deseas opinar intenta modificar el tono de tu voz, que sea más pausado y calmado. Observar al resto del equipo y su conducta te llevará a una mejor percepción. Recuerda que no se trata de tu personalidad, sino de mejorar tu empatía emocional.

Como ves, son muchas las pautas que te dará en tu día a día la inteligencia emocional.

Test de inteligencia emocional

Para comenzar a analizar tus emociones, hemos recabado un pequeño test.

  1. Cuando participas en una discusión…
    1. Intentas comprender todos los puntos de vista
    2. Te obcecas con tu visión y muestras tu enfado
    3. Te pones nervioso y pides disculpas para no continuar con la discusión
    4. Explicas tus argumentos con tranquilidad

2. Expresas tus sentimientos con palabras

    1. Siempre
    2. A menudo
    3. A veces
    4. Nunca

3. Cuando un amigo te cita para comentarte sus problemas…

    1. Le escuchas y le animas
    2. Hablas de otros temas para que no se obsesione
    3. Le dejas un tiempo a solas para que reflexione
    4. Te metes de lleno en su problema y lo afrontas como tuyo
  1. ¿Qué percepción tienes de ti mismo?
    1. Me gusto como soy
    2. Tengo mis virtudes y mis defectos
    3. Tengo muchos aspectos que mejorar
    4. No me gusto nada
  1. En general eres exigente contigo:
    1. Siempre
    2. A menudo
    3. A veces
    4. Nunca

6. ¿Cómo llevas el estrés?

    1. Muy bien, soy bastante organizado
    2. Bien, sé relativizar problemas
    3. Regular, a veces siento que no puedo con todo
    4. Fatal, tengo a
    5. nsiedad y me bloqueo

7. ¿Crees que eres una persona influyente en tu entorno

    1.  
    2. No

8. ¿Te cuesta expresar tus sentimientos?

    1. Mucho
    2. A menudo
    3. A veces
    4. Nada

9. ¿Cómo reaccionas ante un cambio improvisto en tu vida?

    1. Con optimismo
    2. Con esperanza pensando que todo volverá a su ser
    3. Con miedo pensando que tu vida ya no tiene vuelta atrás
    4. Con resignación

10. Cuando crees que tienes razón en un debate y los demás te lo niegan, ¿insistes en tus argumentos obcecadamente?

    1. Siempre
    2. A menudo
    3. A veces
    4. Nunca

11. ¿Sueles pararte a pensar qué te pasa cuando sientes alguna emoción incontrolada?

    1. Siempre
    2. A menudo
    3. A veces
    4. Nunca

12. ¿Cómo enfrentas tu vida?

    1. Con emoción
    2. Motivado
    3. Pasivo
    4. Pesimista

13. ¿Eres proclive a esquivar los conflictos y no verte involucrado en ninguno?

    1. Siempre
    2. A menudo
    3. A veces
    4. Nunca

Respuestas

Si has respondido la mayoría con D, tienes una deficiente inteligencia emocional. Esto te lleva a tener conflictos con tu entorno, en tu convivencia diaria, afectando tus relaciones personales, puesto que inicias tu día sin ilusión y con desaliento al no desayunar bien, estar estresado por las prisas, preocupado por el futuro, dolido por el pasado y saboteando tu presente.

Si has respondido la mayoría con C, tu tendencia a sabotearte a ti mismo te deja con un pie a desequilibrar tu inteligencia emocional. Crees que el no externalizar demasiado tu inconformidad, tu ira, el ser poco asertivo, creyendo que tu autocontrol no va a afectarte y, por lo tanto, a los demás. Hay un caos interno en tu comunicación contigo mismo que va dañando tu calidad de vida y sobre todo tu salud.

Si has respondido la mayoría con B, los altibajos de tus emociones te descontrolan a veces. Tiendes a conformarte con un aparente estabilidad. Si bien es cierto que te conoces y puedes canalizar tus emociones ya sea con el deporte, la conversación o simplemente reflexionando, puedes estar mejor, por qué conformarse.

Si has respondido la mayoría con A, tienes un equilibrio entre lo que piensas, sientes y como actúas. Esto te lleva a disfrutar de tu compañía 24 horas y que te disfruten las personas que conviven contigo en todos los ambientes, personal, familiar y laboral. Se te puede considerar como un ciudadano sano emocionalmente equilibrado y por lo tanto productivo.

Obtén cambios en una semana

Tu empresa puede ayudarte a ti y a todos tus compañeros para mejorar la comunicación interna. Además, eliminarás el estrés laboral de tu vida. 

Saber más
Comparte este post:
FACEBOOK
FACEBOOK
YOUTUBE
YOUTUBE
LINKEDIN

One thought on “Por qué la inteligencia emocional es tan importante”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta lo que lees? Compártelo